Preconcepción: cuidados que deberías tener si quieres tener un bebé

Preconcepción: cuidados que deberías tener si quieres tener un bebé 1

En la vida moderna, algunas circunstancias pueden incidir en la dificultad para quedarse embarazada. Sin embargo, también hay ayudas naturales que, si se toman en consideración, pueden contribuir a lograr ese anhelo.
Además de las razones fisiológicas que dificultan lograr quedar embarazada en algunas mujeres, es cierto que este parece ser un problema extendido en las sociedades modernas, y los médicos no descartan asociarlo a muchos de sus males. El estrés, el escaso tiempo para dedicar al matrimonio debido a las jornadas de trabajo exigidas, la mala alimentación y otras circunstancias externas alteran a veces el funcionamiento orgánico. Es como si en cierta manera el cuerpo estuviera respondiendo a los cambios de la cultura. Pero dado que hay un factor biológico primero para lograr quedar embarazada, que es el de la ovulación, es conveniente comenzar a indagar en este aspecto.
La Ovulación. 

Ovular significa que el ovario libera uno o más óvulos en un período del ciclo menstrual, y unos catorce días después de esto se producirá la menstruación siguiente. Cada mes, maduran varios óvulos dentro de uno de los dos ovarios (generalmente, de manera alternada), pero sólo el mayor de ellos es liberado para llegar a la trompa de Falopio. El período fértil de la mujer está situado en esos días, durante aproximadamente 24 horas o poco más. Según estadísticas, el 30% de las mujeres ovulan en la mitad del ciclo (esto es: el día 14 contando a partir del primer día de la regla, en ciclos regulares de 28 días).  El resto de las mujeres es fértil entre el día 10 y 17 de su ciclo menstrual.

La salud en la preconcepción

Si se supone que orgánicamente todo va a ir bien, hay que centrarse entonces en el cuidado de la salud cuando la mujer está decidida a buscar quedar embarazada. Algo que los ginecólogos recomiendan es tomar ácido fólico, el cual reduce el riesgo de problemas en la formación de la espina dorsal (como la espina bífida, por ejemplo).

Pero hay más cosas que una mujer puede hacer por su futuro bebé cuidando su salud propia: dejar el cigarrillo si es que fuma, hacerse controles ginecológicos básicos (como el papanicolau), indagar si existen antecedentes de problemas familiares en los embarazos, para tener informado al médico (como diabetes, presión alta, cesáreas, embarazos ectópicos –aquellos que se implantan fuera del útero-, etc.), incluso antecedentes propios de embarazos anteriores. Además, habrá que llevar una dieta adecuada y completa, puesto que una deficiencia nutricional puede afectar la posibilidad de concebir. Idealmente, la dosis diaria de vitaminas y nutrientes incluiría cereales, frutas (tres por día), vegetales; pescado, carne, huevos y nueces; leche, queso o yogur; y evitar la comida “chatarra” y la cafeína (tanto en el café como en bebidas cola). 

Aunque los cuidados, prevenciones y variables puedan parecer demasiado, cualquier mujer sabe que el fin bien lo vale. Si la decisión de empezar la maternidad (o encararla nuevamente, si ya se tiene la experiencia) ya se ha tomado o se encuentra en proceso, ningún cuidado será poco y seguramente nada podrá opacar la sola ilusión del momento en que se tenga en brazos a ese bebé, que merecerá, para siempre, todas las atenciones y sacrificios que sólo las mamás son capaces de testimoniar a lo largo del tiempo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Macarena Gelmi

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios