Consejos para comprar un sillón de lactancia

Consejos para comprar un sillón de lactancia 1

Utilizar un sillón de lactancia tiene numerosas ventajas para el crecimiento y bienestar del bebé. En el mercado existe gran variedad de modelos por lo que en este artículo os proporcionaremos algunos consejos valiosos para elegir el más apropiado a vuestras necesidades

El sillón de lactancia es un mobiliario que se ha convertido en tendencia entre las madres en los últimos años. La mecedora lactancia está ideada para alimentar al bebé de forma confortable y práctica. En los primeros meses de vida, el bebé necesita ser alimentado por la madre de forma casi continua, ya sea mediante biberón o pecho y, para ello, es fundamental disponer de un espacio cómodo. Un lugar en el que la madre o padre se sienta a gusto y pueda disfrutar de los momentos de intimidad con su pequeño. Las rutinas son básicas para el recién nacido y un entorno tranquilo y cómodo es significativo tanto para la alimentación como para el sueño del bebé.

Qué tener en cuenta para comprar un sillón de lactancia

En el mercado hay muchos sillones de lactancia entre los que elegir, pero puede ser complicado para algunas madres decidirse entre uno u otro modelo. Por ello, de la mano de La Nanita Nana, expertos en maternidad y paternidad, vamos a contaros qué elementos debéis tener en cuenta a la hora de comprar un sillón de lactancia.

Las medidas

El tener un sillón de lactancia con las medidas adecuadas y apropiadas para la madre es el primer factor a considerar. Hay que prestar especial atención a la altura y profundidad del asiento, así como a la altura de respaldo y brazos. Estas medidas serán claves para la comodidad del mueble. No debemos olvidar que se trata de un asiento en el que la madre pasará con su bebé muchas horas al día.

Un sillón de lactancia con las medidas ideales evita dolores de espalda y ofrece una comodidad que no puede ofrecer un sillón convencional. Están adaptados a la musculatura del usuario con el objetivo de prevenir los muy comunes dolores de espalda en las madres que acaban de dar a luz.

Reposabrazos y reposapiés

Los reposabrazos del sillón de lactancia tienen una misión muy importante pues facilitan evitar los brazos dormidos como resultado de sostener la cabeza del bebé. Estos reposabrazos acolchados representan una ayuda fundamental para no tener los brazos cansados al final del día.

Por otra parte, hay que fijarse en que el sillón disponga de bolsillos de almacenamiento en los reposabrazos. Estos bolsillos facilitan tener todos los objetos necesarios para la lactancia a mano, como baberos o botellas de agua.

Además, los reposapiés tienen una función similar e igualmente crucial. Ayudan a aliviar la presión en la zona baja de la espalda al tener los pies en alto. Y los pies hinchados dejan de ser un problema gracias a los reposapiés.

Diversas posiciones y almacenamiento

Un consejo para todas las madres y padres que quieran adquirir un sillón de lactancia es prestar atención a que el modelo elegido disponga de diversas posiciones para apoyar la espalda. La mayor parte de los modelos actuales en el mercado cuentan con esta característica.

El balanceo del sillón

Los expertos recomiendan sillones de lactancia con balanceo pues tienen diversos beneficios para la salud. El movimiento de balanceo en una mecedora de lactancia ayuda a reducir la presión arterial y libera endorfinas. Estas hormonas son neurotransmisores decisivos en la sensación de placer y relajación. Son denominadas las “hormonas de la felicidad” y ayudan también a mitigar el dolor.

Además, el balanceo también ayuda a aumentar la producción de leche materna.

En lo que respecta al bebé, el balanceo le ayuda a conciliar el sueño y relajarse. Una de las tareas más complicadas para muchos progenitores es conseguir que el bebé se duerma y el sillón puede servir de valiosa ayuda en este sentido.

Incluso hay estudios que vinculan el movimiento de balanceo con un vínculo mucho más estrecho entre padres e hijos, mejorando el desarrollo emocional y cognitivo del niño.

La vida útil de la mecedora lactancia

Equivocadamente, algunos padres creen que la vida útil del sillón de lactancia es muy limitada. En realidad, cuando el bebé se hace mayor y se convierte ya en un niño la mecedora de lactancia sigue siendo práctica pues puede emplearse para leer cuentos al pequeño antes de dormir y para seguir disponiendo de un rincón confortable para compartir entre padres e hijos.

Madres por cesárea y el sillón de lactancia

Si después de leer estas ventajas y conocer los aspectos a tener en cuenta al elegir el sillón de lactancia todavía tenéis dudas sobre su uso debéis saber que tiene aún más beneficios para madres que han tenido sus hijos mediante cesárea. Varios estudios afirman que el balanceo de la mecedora de lactancia ayuda a reducir el tiempo de recuperación. Las madres que utilizan estos sillones vuelven a caminar antes y hacer vida normal con mayor prontitud.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios