Mascotas y bebés, amor incondicional y cuidados

Mascotas y bebés, amor incondicional y cuidados 1


A todos los niños les entusiasman las mascotas. Desde bien pequeños, se sienten atraídos por los animales y reaccionan con alegría cuando se cruzan por la calle con un gato o un “guau-guau”. Cualquier animal les llama la atención y, si pudiesen, llenarían la casa de pájaros, tortugas, hámsters, gatitos y cachorros.

Pero la mayoría de padres se muestran reticentes ante la idea de incorporar un animal al hogar. A la responsabilidad y las obligaciones que comportan los animales de compañía, hay que añadir el temor a que causen algún daño a los bebés o que tengan reacciones inesperadas difíciles de controlar.

Sin embargo, en la mayor parte de ocasiones tener animales en casa no ha der ser motivo de alarma, sino al contrario. Las mascotas, en especial los perros, aportan beneficios a la familia y son fuente de satisfacción para niños y mayores.

  • Amor incondicional e instinto de protección

Si hay una característica que sirva para definir a los perros es su lealtad y amor hacia los dueños. Ese cariño incondicional e instinto de protección se extiende también a los más pequeños, que pasan a convertirse en “parte de su manada”.

Aunque el afecto hacia los amos es una característica común en todos los perros, existen razas más apropiadas que otras de cara a la convivencia en familia. Si se os ha pasado por la cabeza la idea de comprar un perro, lo mejor es optar por razas especialmente cariñosas, como los labradores, los San Bernardo o los pastores alemanes. Es cierto que abultan mucho, pero son extraordinariamente bonachones y sin duda ofrecerán compañía y protección a toda la familia.

En el Portal de Criador podemos conocer con detalle las características de estos perros. Otras razas muy apropiadas para la vida en familia son los bóxers, los beagles y los collies. El Border collie está considerado el perro más inteligente del mundo y combina a la perfección destreza e instinto de protección.

  • Adopción de responsabilidades

Creciendo con una mascota, los niños desarrollan y mejoran su sentido de la responsabilidad. Es importante que el niño se involucre en los paseos, la alimentación y el cuidado del animal. De esta manera, tomará conciencia de que no es un juguete y aprenderá también a desarrollar tareas.

Son muchos los estudios que avalan las aportaciones de las mascotas a la vida familiar. Según la fundación Affinity, la mayoría de niños asocia a las mascotas con tres conceptos básicos: cuidar, alimentar y jugar. Eso nos da una idea del importante papel que pueden jugar los animales en el desarrollo de esas aptitudes.

  • Lazos afectivos

El contacto con animales desde la infancia ayuda a fomentar los lazos afectivos de los niños. Los pequeños abrazan constantemente a sus perros y gatos y ese contacto les confiere alivio y sentimiento de protección.

La convivencia con mascotas también tiene su reflejo en el terreno de las relaciones interpersonales. Según los especialistas, los niños que crecen con animales son más alegres y afectivos y encuentran menos dificultados a la hora de hacer amistades.

Compartir en Google Plus

Acerca de admin

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios