El SÍ o el NO del reposo durante el embarazo

A modo de precaución, muchos médicos indican la suspensión de actividades para las embarazadas con complicaciones. Los motivos son variados. En cualquier caso, el efecto positivo también suele ser de tipo psicológico.

Tener que hacer reposo durante el embarazo es uno de los miedos más frecuentes entre las embarazadas. Cuando aparecen, entre otros síntomas, las pérdidas, las contracciones intensas o los hematomas en el saco gestacional, muchos médicos optan por la medida preventiva por excelencia: el reposo.

Es una indicación médica muy discutida porque muchos especialistas consideran que no tiene efectos comprobables. De hecho, no está demostrado que sea el reposo lo que mejora o resuelve la complicación en cuestión. Sin embargo, en la mayoría de los casos, resulta beneficioso desde el punto de vista psicológico. El descanso ayuda a las embarazadas a relajarse y, además, ellas sienten que están ‘haciendo algo’ para cuidar a sus bebés.

Al tratarse de una solución sobre la que difieren las opiniones entre los expertos, las causas de reposo son tan variadas como la cantidad de médicos que lo indican para sus pacientes. Según el obstetra, algunas de las más frecuentes son:

  • Pérdidas
  • Contracciones intensas antes de término
  • Amenaza de aborto
  • Preeclampsia (hipertensión arterial provocada por el embarazo)
  • Hematomas en el saco gestacional
  • Estrés, agotamiento u otros malestares anímicos en la embarazada
  • Dolores lumbares o ciática

En cualquier caso, lo importante es la buena predisposición y la preparación mental para transitar el reposo de la mejor manera. Después de varios días o semanas de estar “desconectada”, muchas madres empiezan a sentirse deprimidas, aburridas o desmotivadas.

Consejos para sobrellevar el reposo sin angustia:

  • Acondicionar el dormitorio con los objetos y muebles preferidos de la embarazada.
  • Proveerse de libros, revistas y otro material de lectura que facilite la distensión y distracción (preferentemente, no referidos a temas de embarazo y maternidad).
  • Recibir visitas de familiares y amigos que compartan anécdotas y relatos ajenos a los motivos del reposo.
  • Mantenerse “al día” con las noticias y los acontecimientos a través de la televisión, la radio o los diarios.
  • Asegurarse de recibir una alimentación sana y nutritiva.
Compartir en Google Plus

Acerca de Macarena Gelmi

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios