El antecedente de cirugías abdominales como causa de infertilidad

El antecedente de cirugías abdominales como causa de infertilidad 1

Aunque muchas mujeres han tenido en sus vidas cirugías abdominales para luego convertirse en madres sin mayores inconvenientes, en algunos casos este antecedente podría responder a ciertas dificultades en la fertilidad femenina.

En efecto, mujeres con antecedentes de peritonitis – infección en la cavidad abdominal, en general como complicación de apendicitis – como también aquellas que por diversos motivos hayan tenido cirugías pélvicas o abdominales, tienen mayor riesgo de tener problemas de infertilidad, debido a la formación de adherencias.

Las adherencias pélvicas son bandas de tejido cicatricial que se forman entre los órganos de la pelvis con ovarios, trompas de Falopio, útero, vejiga e intestino. Éstas  pueden provocar que los órganos se adhieran entre sí y pierdan su funcionalidad. Estas adherencias son parte del proceso natural mediante el cual el cuerpo intenta repararse a sí mismo después de traumatismos provocados por cirugías, infecciones, procesos inflamatorios, endometriosis, entre otros.

Por este motivo, cualquier cirugía abdominal puede poner en riesgo la fertilidad, por lo que debe llevarse a cabo con el máximo cuidado, ya que entre un 60 y un 90 por ciento de las mujeres que se han sometido a una cirugía ginecológica mayor desarrollan adherencias pélvicas. Entre los procedimientos, se señalan los más comunes como cesáreas, extracción de quistes ováricos, extracción de miomas uterinos, reversión de ligadura de trompas, tratamiento quirúrgico de la endometriosis, además de otros como apendicitis, infecciones en el abdomen y la pelvis, enfermedad inflamatoria pélvica (normalmente provocada por enfermedades de transmisión sexual como la clamidia), endometriosis, e hidrosalpinx (trompa de Falopio dañada y obstruida).

Estudios recientes indican que las apendicectomías habituales no inciden en la futura fertilidad de la mujer, pero si existen complicaciones como una expansión de la infección u otras, este riesgo sí podría verse incrementado.

Si bien todas las cirugías pueden llevar a la formación de adherencias, las cirugías abiertas tienen mayor posibilidades de que esto suceda, en comparación con las microcirugías como la laparoscopía. La probabilidad de que se formen adherencias después de un procedimiento quirúrgico depende de factores como el tipo de cirugía, los antecedentes médicos de la paciente y su predisposición a la formación de adherencias.

Las adherencias pueden interferir la fertilidad de diversas maneras:

-         Los ovarios pueden adherirse a otras estructuras, lo que daña su capacidad para liberar óvulos y obstaculiza la fecundación.

-         Pueden causar daño o bloqueo de las trompas de Falopio e imposibilitar el tránsito del óvulo desde el ovario hasta el útero, así como impedir que los espermatozoides se encuentren con éste y lo fertilicen.

-         Las adherencias pélvicas dentro o alrededor de las trompas de Falopio imposibilitan el traslado del óvulo fertilizado hasta el útero, por lo que aumentan el riesgo de embarazo ectópico.

Por este motivo, es necesario dar cuenta al ginecólogo de cualquier antecedente de cirugía o proceso inflamatorio abdominal, más aún si el embarazo tarda en llegar.

Vía: Ingenes

 

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios