Infusiones cíclicas, una ayuda natural para concebir

Cuando ese embarazo tan deseado tarda en llegar, se investiga por todas las vías la búsqueda de una solución a la infertilidad. Así, muchas parejas desean intentar un camino natural antes de recurrir a los tratamientos médicos, y para ellos existen opciones como la de las infusiones cíclicas.

Se trata de preparados herbales desarrollados por naturópatas, que mediante conocimientos de fitoterapia pensaron en un tratamiento que tiene la finalidad regularizar ciclos y estimular suavemente la función ovárica, además de preparar el útero para una óptima implantación, tomando a diario algunas infusiones.

Es necesario apurarnos a decir que no existen rigurosos estudios científicos al respecto, sólo los datos empíricos que en muchos casos, la toma regular de las infusiones ha sido capaz de estimular las reacciones orgánicas del aparato reproductor, acortando ciclos extremadamente largos y prolongando ciclos demasiado cortos.

La finalidad de las infusiones es regularizar el ciclo menstrual, así armonizando las funciones naturales de la mujer se puede aumentar las probabilidades de embarazo.

Se las llama infusiones cíclicas pues se ingieren de acuerdo a la fase del ciclo, estimulando las funciones de cada fase determinada del ciclo menstrual, como actúan las hormonas de la mujer en forma normal.

Es por ello que se toma el preparado de la primera fase durante 14 días y la segunda mezcla herbal durante otros 14 días, luego se dejan de tomar. Así, se trata de que el cuerpo se adapte a este ciclo regular, y así se armonicen estas funciones.

Durante los primeros 14 a16 días del ciclo menstrual se intenta estimular el crecimiento folicular y propiciar la ovulación, por ello las infusiones de la primera fase se basan en plantas ricas en phytoestrógenos.

Ya en la segunda fase, lo importante es fomentar el correcto desarrollo del endometrio (membrana que recubre la matriz) para beneficiar la implantación del embrión y su posterior crecimiento. Las hierbas de esta fase tienen grandes cantidades en phytogestageos, de similar estructura a los gestágenos naturales.

Cabe decir que las hierbas siempre pueden tener algún efecto secundario, por ejemplo molestias gastrointestinales, además puede haber mujeres sensibles a algún ingrediente en particular. La toma de plantas medicinales no se debe de realizar sin consultar con un naturópata certificado. En caso de duda, y especialmente si estás recibiendo o recibirás medicación, consulta con un médico.

Vía: Proyecto Bebé

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios