Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.
El debate del parto en el hogar se reavivió tras la muerte de una de sus precursoras

El debate del parto en el hogar se reavivió tras la muerte de una de sus precursoras

El debate del parto en el hogar se reavivió tras la muerte de una de sus precursoras

Caroline Lowell era una australiana de 36 años que dedicó muchos esfuerzos a reivindicar los derechos de las mujeres a tener un parto en casa. Sin embargo, su lamentable destino quiso que muriera de un paro cardiaco precisamente tras dar a luz en su hogar a su segunda hija.

Fue trasladada al hospital, aunque no pudieron hacer nada por ella, pero la pequeña ha sobrevivido. Una de las matronas que la asistía aseguró que la causa de su muerte podría haber sido una hemorragia, aunque los hechos aún se están investigando.

Todo ello ha reavivado el debate, entre los centros de salud materno-infantil tradicionales que bregan por los partos hospitalarios para reducir la mortalidad y las secuelas, frente a las asociaciones que defienden el derecho a recibir al hijo en la casa.

“Todo es mejorable, y también podemos intentar ‘humanizar’ más el parto, pero no debemos olvidar que nosotros trabajamos para garantizar en lo que podamos la seguridad de la madre y de su hijo y la excelencia en la atención”, señaló Antonio González, jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Materno-Infantil La Paz, de Madrid.

“Desconozco las causas últimas por las que Caroline Lowell ha fallecido. No sé si tenía alguna patología previa, cómo fue su asistencia, pero lo que sí sé es que nunca se cuenta cuando la mujer muere en el hospital, como ha sucedido aquí recientemente en Sevilla con dos madres”, explicó Mayte Gómez, de la Asociación Nacer en Casa.

En cuanto a la evidencia científica, una revisión de trabajos del centro Cochrane del año 2000 encontró que “no hay evidencia alguna a favor del nacimiento planificado en el hospital en mujeres embarazadas de bajo riesgo. Por lo tanto no hay pruebas para desaconsejar el parto en casa”.

También se suele citar un estudio publicado en la revista que edita la Asociación Médica Canadiense que confirmaba que la seguridad de los partos en casa era comparable a la de los alumbramientos realizados en centros sanitarios tanto por comadronas como por médicos.

Según un estudio del Maine Medical Center de Estados Unidos, en un 0,2% de los partos en casa fallece el bebé (mueren dos de cada 1.000 recién nacidos), el doble de los casos en un centro sanitario. Pero más riesgo tienen las primíparas: si es el primer parto, la mujer tiene un 36% de probabilidades de acabar siendo asistida en el hospital.

Vía: El Mundo

Anímate y déjanos tu comentario