Caída del pelo en el posparto

Caída del pelo en el posparto 1

Uno de los cambios que se producen cuando ha nacido el bebé en el cuerpo de la mujer, se relaciona a la caída  del pelo en el posparto, y es producto de los grandes cambios hormonales que se experimentan en esta etapa.

En efecto, durante el embarazo por acción de los estrógenos el pelo crece más fuerte y se cae menos, pero tras el parto este proceso se revierte, y es habitual notar un aceleramiento en la caída normal del pelo, viendo más cabellos que de costumbre en peines, almohadas o en la ducha. El estrógeno además mantiene casi todos los cabellos en fase de crecimiento.

Así, durante el embarazo se produce un incremento de la protección sebácea del cuero cabelludo, por lo cual algunas mujeres tienen una melena de envidia, mientras que otras notan su pelo opaco y más graso. Tras el parto, los cabellos que fueron mantenidos hormonalmente en fase de crecimiento caen todos a la vez, y así se produce la alarmante caída de tanto cabello, que sin embargo es normal y no necesita de ningún tratamiento en particular.

Existe el mito de que es la lactancia la que hace caer el pelo, el cual es falso, dado que nada tiene que ver y finalmente el cabello se les caerá a todas las madres, independientemente de la forma en la que alimenten a su bebé.

Si bien no es necesario hacer ningún tratamiento en esta etapa, llevar algunos cuidados del pelo ayudará a paliar el impacto de este proceso. Lo más importante sin lugar a dudas es mantener una alimentación adecuada, para garantizar la salud de la madre, la llegada de nutrientes a la leche materna y además para que el pelo también esté nutrido y vital.

Por ello, las recientes mamás deben contemplar una dieta que contenga frutas y verduras, lácteos y cereales. Para el pelo, son beneficiosos los alimentos ricos en vitamina B como avena, soja, levadura de cerveza, pollo, pescado y aguacates. También los que tienen ácidos grasos Omega 3 como los pescados azules, nueces y algunos vegetales, así como minerales como el calcio, hierro, yodo y zinc, presentes en carne, cordero, germen de trigo, calabaza, maní, ostras, garbanzos, espinacas, entre otros.

Otro buen consejo es evitar los tratamientos capilares agresivos, el uso excesivo de secador y planchas, y utiliza un champú suave con ph neutro.

También puedes consultar a un dermatólogo que te sugiera productos fortalecedores si la caída es demasiado evidente en tu caso, que será quien indique los productos adecuados no sólo para el pelo en esta etapa, sino que no representen ningún riesgo para el bebé si estás amamantando.

Vía: Bebés y Más

 

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios