Consejos para que tu bebé duerma seguro

Consejos para que tu bebé duerma seguro 1

Una de las inquietudes más habituales entre los padres es lograr que su hijo duerma seguro, intentando minimizar riesgos de asfixia o ahogo, un temor por cierto muy difundido en especial entre quienes tienen su primer hijo, para ellos compartiremos algunos consejos para lograr que el bebé duerma seguro.

En concreto, el miedo más extendido es al Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, como se llama a la muerte inesperada de un niño que se presenta aparentemente sano, que aparece muerto en su cuna.

Cabe decir que el 90% de casos de SMSL se da entre los 2 y 6 meses de edad, siendo estadísticamente algo más frecuente entre varones, y los casos además aumentan durante los meses invernales. Si bien no se puede predecir y prevenir al 100 por ciento, el SMSL puede prevenirse con algunas medidas.

Algunos factores de riesgo son el bajo peso al nacer, la prematurez, el embarazo múltiple y la madre adolescente.

Otros factores de predisposición al SMSL pueden evitarse, estos son:

- No fumar durante el embarazo, pues se triplica la posibilidad de que el bebé tenga el SMSL.

- No fumar en la habitación del bebé ni en los ambientes en donde esté el bebé. Lograr un hogar 100% libre de humo.

- Acostar al bebé boca arriba. Los bebés que duermen boca arriba tienen entre 12 y 17 veces menos probabilidades de SMSL.

- Elegir un colchón firme para la cuna del bebé.

- Evitar que haya huecos entre el colchón y los bordes de la cama o entre los barrotes de la cuna por donde el bebé pueda escurrirse y atorarse.

- Evitar cobertores o acolchados pesados para tapar al bebe. Tampoco dejar peluches, almohadas, almohadones y ropa enrollada.

- Dejar la cabeza del bebé descubierta.

- Amamantar al bebé cada vez que lo pida.

- Mantener la habitación del bebé a temperatura confortable pero no muy alta.

- No sobreabrigarlo.

Los bebés que duermen en una habitación separada de los padres tienen mayor riesgo de SMSL. El colecho, por su parte, está siendo una opción cada vez más aceptada, aunque no existe evidencia científica que lo tenga como un factor de prevención o por el contrario, que desencadene el SMSL.

Es por ello que si se opta por llevar al bebé a la cama para amamantarlo, es importante tener en cuenta las medidas de precaución como evitar que el colchón sea muy blando, que las sábanas y los cobertores cubran la cabecita del bebé, que alguno de los padres fume, y sobre todo tendrá que asegurarse de acostar al bebé boca arriba.

Muchos médicos pediatras recomiendan que el bebé duerma en el cuarto de los padres, pero en una cunita al lado de la cama matrimonial.

Vía: Materna

 

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios