Cuidado de las suturas en el posparto

Cuidado de las suturas en el posparto 1

Ya sea que han tenido a sus bebés por cesárea o bien que se les ha practicado una episiotomía, lo cierto es que muchas mujeres atraviesan sus pospartos con puntos de sutura, que en ocasiones no saben muy bien cómo cuidar, veamos como cuidar las suturas en el posparto.

Cabe decir que en España se calcula la tasa de cesáreas en el orden del 25 por ciento de los nacimientos, mientras que las episiotomías se aplican en más de la mitad de los partos vaginales. Por este motivo – y a pesar de que estas cifras deberían reducirse –, lo cierto es que actualmente muchas mamás deben lidiar con suturas en su posparto.

En el caso de la cesárea, hay varios tipos de sutura: la de grapas, la intradérmica (por debajo de la piel), y los puntos sueltos. Cada ginecólogo selecciona el tipo de sutura que considere más conveniente. En las suturas intradérmicas normalmente el hilo es reabsorbible, por lo que no hace falta volver a la consulta del médico para retirar los puntos. En cambio, los puntos sueltos sí requieren extracción, que se realiza entre 10 y 15 días después de la intervención. Las grapas también tienen que ser retiradas, entre siete y diez días después de la operación.

Las grapas tienen la ventaja de que si se produce un serosa – es la acumulación de líquido en la herida –, se puede drenar a través del orificio de una grapa y no por toda la herida. En principio, puede parecer que la cicatriz es más visible que en los otros métodos, pero a largo plazo, el resultado estético es similar.

En el caso de las episiotomías, los puntos son siempre reabsorbibles, la herida tarda entre siete y diez días en cicatrizar. Sólo en ocasiones, se hace necesario ver al ginecólogo si la herida molesta, para que quite los puntos – que es un procedimiento indoloro. En el caso de no ser el primer parto y en el anterior ya te habían practicado una episiotomía, el ginecólogo hará la incisión en el mismo lugar si se precisa otra.

En el caso de la cesárea, basta con darse una ducha diaria con agua y jabón normal, dejando secar bien la herida. Utiliza una toalla limpia y date golpecitos, no raspes. Deja un rato la cicatriz al aire para que se seque bien. Basta con cubrirla con una gasa esteril fina para protegerla de los roces, ya que es el aire lo que más ayuda a sanar una cicatriz. Tras 15 días, es posible aplicarse sobre la cicatriz aceite de rosa mosqueta o unos parches que regulan la cicatrización y que venden en farmacias. Todo ello ayuda a afinar la cicatriz.

En el caso de la episiotomía, se debe lavar a diario con agua y jabón de ph neutro. Es útil utilizar una infusión de cola de caballo y tomillo, que es cicatrizante, antiséptica y antiinflamatoria. Se recomienda cuidadosa higiene al orinar o evacuar. La limpieza debe realizarse desde adelante hacia atrás, y no al revés para no arrastrar bacterias del ano y causar una infección.

No se recomienda darse baños de tina hasta pasada la cuarentena, ni utilizar tampones. Las compresas son suficientes para la hemorragia posparto. Siempre que sea posible, conviene dejar la cicatriz al aire libre. Es importante, por último, secarla bien tras cada higienización, con una toalla limpia dando golpecitos. Se puede utilizar un secador de cabello con aire frío, pero sin abusar, ya que reseca la piel y es contraproducente para la cicatrización.

Vía: Crecer Feliz

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios