En qué consiste el legrado o raspaje uterino

En qué consiste el legrado o raspaje uterino

Una situación relativamente común es que en el primer trimestre un embarazo se interrumpa por diferentes motivos y en ese caso, el embrión se expulsa naturalmente, en lo que se conoce como aborto espontáneo.

Pero cuando esto no ocurre es necesario hacer un legrado o raspaje uterino para desprender todos los restos de ese embarazo, ya que se trata de tejidos muertos que de permanecer adheridos generarían un gran riesgo de infección para la madre.

Este procedimiento suele realizarse con anestesia local o general, dura una media hora, y más allá de que no es agradable ni física ni psicológicamente, lo cierto es que no debería implicar mayores riesgos.

El raspado consiste en provocar la dilatación del cuello uterino y extraer la totalidad del contenido uterino, algo que bien realizado no tiene demasiadas complicaciones postoperatorias.

Si bien el legrado genera un poco de molestias físicas, la anestesia ayuda a que sean minimizadas. En los días posteriores puede haber algo de sangrado, y dolores similares a los menstruales. En caso de sangrados abundantes y prolongados, o de dolores intensos, es necesario volver de inmediato a consultar al médico.

Tras un período de dos ciclos (el tiempo que el útero tarda en reconstituirse), ya se puede intentar un nuevo embarazo.

Vía: Mi Bebé y Yo

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios