Errores habituales en el posparto

Errores habituales en el posparto 1

El bebé ha llegado, si todo salió bien estás aliviada de que así haya sido. Estás feliz, pero probablemente también cansada, abrumada, preocupada por hacer bien tu nuevo rol de madre, una serie de sentimientos encontrados se debaten en tu interior. Es lo más normal del mundo, y es el tipo de sensaciones que se generan en el puerperio, el período de seis semanas posteriores al nacimiento. Por ello, ten presente estos consejos, relacionados a los errores habituales en el posparto.

No escuchar al cuerpo

No es buena idea forzar al organismo, descansa toda vez que lo necesites, la recuperación así lo requiere. Tampoco es bueno cargar mucho peso hasta que te hayas recuperado, en especial si el bebé nació por cesárea.

Ignorar tu estado de ánimo

Los cambios hormonales, la falta de sueño, las alteraciones en la rutina normal, pueden hacerte sentir triste y desbordada, agobiada por la responsabilidad del pequeño bebé que tienes a tu cargo. Sin embargo, si la sensación de desánimo dura más de seis semanas o si empeora el cuadro, consulta con un médico sin perder tiempo, pues podrías padecer depresión posparto, que afecta al 10 por ciento de las mujeres.

Malos Hábitos

Ten en cuenta que si amamantas el consumo de alcohol está totalmente prohibido. Respecto al tabaco, también debes seguir evitando fumar y estar en lugares con humo, por tu salud y sobre todo por la del bebé, ya que exponerlo al humo del tabaco de segunda mano, aumenta el riesgo de que el bebé sufra Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

Visitas

Es natural que la familia y los amigos quieran compartir algo de tiempo con el recién nacido, en particular los abuelos. Pero debes entender que no tienes que tratarlos como “visitas”, en el sentido de procurar atenderlos, servir café, bocadillos, etc. De hecho, sería un gran gesto que tus amigos cercanos o familiares, den una mano con alguna tarea de la casa, o que lleven algo para comer así los padres recientes no tienen que cocinar. Y por sobre todas las cosas, las visitas deben ser respetuosas de los tiempos de la madre y el niño, sin llegar en horarios inoportunos, y evitando visitas inesperadas, no concertadas previamente por teléfono. Sentir que pierdes el control de tu casa y tu bebé con las visitas, puede hacerte sentir muy sobrecogida por la situación, es mejor evitarlo.

Vía: Crecer Feliz

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios