Hematomas en la placenta, complicación del primer trimestre del embarazo

Hematomas en la placenta, complicación del primer trimestre del embarazo 1

Durante el primer trimestre del embarazo es posible que se produzcan algunas pérdidas, como se llama a una hemorragia vaginal ligera, y la posible explicación es la de un hematoma en la placenta, que se diagnostica mediante ecografía. En otras ocasiones, no hay ningún síntoma y este problema se detecta en la primera ecografía del embarazo.

Los hematomas placentarios se presentan en el 20 por ciento de los embarazos. Se producen cuando se acumula sangre entre la placenta y el endometrio, la capa del útero en la cual está implantada. Son una de las causas más habituales de pérdidas de sangre en el primer trimestre del embarazo.

Lo habitual es que los hematomas no produzcan ningún dolor y es muy posible, como decíamos, que se descubran únicamente en la ecografía sin síntoma alguno. Los hematomas placentarios son una de las más habituales complicaciones en el embarazo, no desencadenan un aborto espontáneo en la mayoría de los casos, guardando reposo pueden reabsorberse y desaparecer, dependerá del tamaño el tiempo que lleve ello.

Una vez detectado el hematoma, se considera que es un embarazo de riesgo y se realizará un control más intensivo para hacer un seguimiento de la evolución del caso. Este control incluye una o más ecografías en las que además se observará el estado del embrión, por ejemplo si está correctamente implantado, si se detectan latidos cardiacos normales y si su tamaño es normal para su edad gestacional, también que haya un crecimiento con el correr de los días.

Los hematomas intrauterinos tienen forma de cuña o de medialuna. Según donde están ubicados se los clasifica como retroplacentarios, subcoriónicos o retrocoriónicos, marginales o supracervicales. El pronóstico del hematoma intrauterino se estima en base a su tamaño y ubicación.

En efecto, un hematoma pequeño o moderado sin compañía de otros síntomas tiene buen pronóstico y no suele constituir amenaza de aborto. La mayoría de las veces, desaparecen paulatinamente.

En cambio, si el hematoma es de más tamaño y está ubicado en un sitio comprometido, puede implicar complicaciones más importantes, como un desprendimiento de placenta o rotura prematura de bolsa, con lo cual puede desencadenarse un aborto espontáneo o parto prematuro en las gestaciones más avanzadas.

En cualquier caso, ante una pérdida de sangre en el primer trimestre el cuidado consiste en guardar reposo y seguir las indicaciones médicas.

Vía: Bebés y Más

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios