Reflejo de Moro en el bebé


Conoceremos uno de los reflejos que se observan en un recién nacido y que puede llamarte la atención si estás por tener un hijo, se trata del reflejo de Moro, también llamado respuesta de sobresalto, reflejo de sobresalto y reflejo de abrazo, una respuesta neurológica normal y saludable.

Este es uno de los reflejos infantiles, se puede observar de manera completa en recién nacidos que nacen después de la semana 34 del embarazo y en forma incompleta en los que nacen de un parto prematuro a partir de la semana 28. Por lo general, su ausencia indica un trastorno profundo en el sistema motor del sistema nervioso, por ejemplo, la ausencia del reflejo de Moro de un solo lado se ve en neonatos con hemiplejía, paralisis del plexo braquial o cuando se produce fractura de clavícula durante el parto. De la misma manera, la persistencia del reflejo de Moro más allá del cuarto o quinto mes de vida, puede ser una señal de defectos neurológicos severos.

Su descubrimiento, primera descripción y nombre se debe al pediatra austríaco Ernst Moro. Se lo describe como una suerte de “abrazo”, pues el bebé abre sus brazos y los cierra repentinamente al ser estimulado este reflejo. Suele constatarse en las primeras revisiones pediátricas.

El reflejo de Moro aparece en recién nacidos de manera involuntaria como respuesta a un fuerte e inesperado ruido, o cuando el bebé siente que se está cayendo de espaldas. Se cree que éste es el único miedo o temor en los seres humanos que no es aprendido.

Para corroborar que el reflejo está presente, se coloca al bebé sobre una superficie mullida, se lo levanta ligeramente sin separarlo de la superficie y se lo suelta, para producirle la sensación que cae de espaldas. Se observará en el bebé una mirada de sobresalto, abrirá los brazos repentinamente y luego los cerrará sobre su pecho y se relajará.

El significado principal del reflejo de Moro es la evaluación integrada del sistema nervioso central (SNC), debido a que el reflejo incluye la participación de cuatro componentes distintos:

-         El reflejo del sobresalto.

-         El movimiento de los brazos en abducción.

-         El movimiento de los brazos en aducción.

-         Por lo general, el llanto.

Salvo el llanto, si no se presentan estos componentes, se puede sospechar de daño neurológico. Lo mismo sucede si no se produce una simetría del movimiento. Por ejemplo, se observa una ausencia del reflejo de Moro en recién nacidos con el Síndrome de Down y en neonatos con listeriosis perinatal.

Así, no te preocupes si tu bebé tiene estos sobresaltos, que no son más que parte de su desarrollo normal.

Vía: Wikipedia

 

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios