La lactancia y el consumo de alcohol

La lactancia y el consumo de alcohol

En general, hay mucha confusión con respecto a si se pueden tomar algunas copas mientras se está amamantando. Por ello, te acercamos algunos hechos fácticos.  Alrededor del 2% del alcohol que consume la madre pasa a la leche materna. De allí la importancia de evitar su consumo, al menos hasta que el bebé sea mayor.

El hígado inmaduro del recién nacido hace para el sumamente difícil procesar el alcohol, por pequeña que sea la cantidad. En cambio, un bebé de tres meses puede metabolizar el alcohol a la mitad de la velocidad que lo puede hacer una persona adulta.

Descartando por completo un consumo constante y en cantidades de alcohol, si vas a beber alguna copa, por ejemplo, en una reunión social, asegúrate que hayan pasado dos o tres horas hasta que vuelvas a darle el pecho a tu hijo. El pico máximo de alcohol se alcanza entre media y una hora luego de haber bebido.


Beber más de dos copas puede inhibir el reflejo que estimula el descenso de la leche, con lo cual al bebé le costará más mamar, y en el largo plazo puede afectar su nutrición y crecimiento.

Los bebés duermen menos cuando hay alcohol en la leche de su madre, y beber un par de tragos al día puede dañar su desarrollo motriz. Por eso, limítate a una copa muy de vez en cuando, y nada más.

Vía: Pregnancy Info

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios