Un nuevo embarazo cuando hay antecedentes de preeclampsia

Hasta un 15 por ciento de las embarazadas puede padecer preeclampsia, una condición propia de la gestación caracterizada por un pico de hipertensión arterial, que puede tener graves consecuencias para la madre y el niño.

Si una mujer ha padecido este problema en su primer embarazo, seguramente enfrentará el segundo de ellos con muchas dudas. Es que el temor a que el proceso pueda repetirse está siempre presente en estas mujeres.

La preeclampsia se presenta de forma posterior a la semana 20 de gestación, y desaparece tras el parto. Las nulíparas – aquellas que van por su primer embarazo – están hasta tres veces más expuestas a esta condición que las multíparas, es decir las que van por el segundo embarazo o posteriores. Puede desencadenar el nacimiento prematuro del niño o también problemas en su desarrollo.

En el caso de ya haber padecido preeclampsia y tener un segundo embarazo, el riesgo de repetir esta complicación asciende a un 60 por ciento, que no es poco pero existe una buena posibilidad de que todo vaya bien esta vez.

Contar con antecedentes de preeclampsia es cierto, es un factor de riesgo considerable para que se vuelva a presentar. Pero al mismo tiempo, estas mujeres son especialmente vigiladas desde el inicio del nuevo embarazo para evitar las mayores complicaciones, y así pueden sobrellevar una nueva gestación.

En conclusión, aún a pesar de haber tenido preeclampsia, es posible atravesar un segundo embarazo. Habrá, en todo caso, que evaluar cada paciente en particular, con variables como su edad, su estado general de salud, la severidad del cuadro anterior, para considerar sus riesgos particulares, y de ser necesario, se pueden tomar algunas medidas para tratar de que la segunda vez o subsiguientes, sean lo mejor posibles.

Dado que aún la ciencia médica no ha logrado descubrir las causas específicas de la preeclampsia, algunos estudios respaldan que hay conductas que pueden ayudar a prevenirla, como por ejemplo una dieta sana.

Investigaciones científicas hallaron que la falta de vitamina D aumenta el riesgo de padecer preeclampsia, lo mismo podría ocurrir con la deficiencia de calcio, ácido fólico, magnesio, licopeno, grasas omega 3 y de las vitaminas C y E. Lleva una dieta balanceada y además puedes conversar con tu doctor sobre la posibilidad de tomar vitaminas prenatales.

Vía: Bebes y Mas

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Natalia Vidoz

Blogger en BitaBlog desde el año 2008
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios